Facebookinstagram

A continuación os enumeramos los errores más habituales que se comenten y cómo evitarlos.

Error nº 1 La piel no se desmaquilla o no se desmaquilla correctamente

Una limpieza en profundidad forma parte del cuidado facial diario, tanto por la mañana como por la noche. Ya que al desmaquillarnos, no sólo estamos retirando restos de maquillaje, sino también partículas de suciedad como el polvo fino. Si no retiramos el sebo, la suciedad o los restos de maquillaje, los poros se obstruyen y puede llevar a impurezas. Es importante no olvidarse de los ojos. Si no retiramos en profundidad el rimel, éste podría partir las pestañas. Para que la piel pueda repararse durante la noche y las sustancias activas puedan penetrar bien, la piel debe estar limpiar en profundidad. Por ello desmaquillarse es obligatorio – ¡sin excepciones!
La rutina perfecta para desmaquillarse:
• Limpiar: Libera la piel de maquillaje, suciedad y bacterias con una limpiadora creada especialmente para vuestro tipo de piel.
• Exfoliantes: Usar de una a dos veces por semana un exfoliante para retirar las células muertas de la piel. El sueva peeling enzimático de ANNEMARIE BÖRLIND puede ser integrado en el cuidado de noche diario.
• Tonificar: Aporta hidratación a la piel después de la limpieza. De estar forma la piel absorberá mejor las sustancias activas.
• Cuidar: Proteger vuestra piel durante el día y apoyar su regeneración durante la noche con los cuidados adecuados. No os olvidéis del contorno de ojos.
¿Ya lo sabías?
Un rostro limpio también deja rostro en la almohada. La piel muerta del rostro o del cuero cabelludo puede irritar la piel y llevar a impurezas. Por ello se debe cambiar por lo menos una vez a la semana las fundas e las almohadas – en el caso de pieles sensibles o grasas, más a menudo.

Error nº2 La piel no recibe los cuidados adecuados para ese tipo de piel.

Nuestra piel necesita un cuidado hecho a medida para sus exigencias y su edad. La piel no se acostumbra a productos que no estén desarrollados para su tipo de piel o estado de la piel. Por ello, antes de invertir mucho dinero en unos productos de cuidado, deberíais investigar lo que necesita realmente vuestra piel. Si no lo sabéis o no estáis seguras, si tenéis una piel seca, sensible o grasa, os aconsejamos con mucho gusto. Enviadnos un email a info@borlind.es. Si usáis continuamente unos productos inadecuados, a largo plazo, podéis empeorar el cuadro dermatológico.
¿Qué cantidad de crema debo aplicarme sobre el rostro?
Aunque debamos aportar hidratación a nuestra piel – un exceso tampoco es bueno. Para probar que la cantidad de crema se ha dosificado correctamente, pasados unos diez minutos, pasar sobre el rostro el dedo. En el caso de encontrarse todavía restos de crema, será una clara señal de que se ha aplicado demasiada cantidad. Se aconseja aplicar una cantidad similar al tamaño de un guisante.
A partir de los 25 años aproximadamente, se ralentiza la renovación celular. La elasticidad del tejido conjuntivo disminuye y la piel ya no es capaz de acumular la hidratación. Por ello el cuidado facial no sólo debe estar orientado al tipo de piel, sino también a la edad. Los productos anti-edad son los indicados, ya que cumplen con las exigencias de las pieles maduras.

Error nº3: No limpiar los pinceles o esponjitas de maquillaje.

Sobre los pinceles o las esponjas que no se limpian regularmente, pueden aparecer gérmenes y bacterias, que pueden causar irritaciones. Por ello, los utensilios de maquillaje se deben limpiar a fondo como mínimo una vez al mes. Para limpiarlos, lo ideal son limpiadores de pinceles, sprays o jabón. Limpiar los pinceles y las esponjas a fondo y dejar secarlos sobre una toalla.
Error nº4:
Olvidarse del cuello y escote al momento de aplicar la crema
A pesar de que la piel del cuello y el escote es una piel muy fina y delicada, muchas veces ignoramos esta zona. Como consecuencia de descuidar esta zona, la piel puede presentarse seca, con arruguitas y líneas prematuras. Para no olvidar de aplicar la crema en un futuro, hay que imaginarse que el cuello es una prolongación del rostro.

Consejo:

Si quieres aportarle algo bueno a vuestro cuello y escote, te aconsejamos aplicar generosamente la Mascarilla Hydro Gel sobre estas dos zonas. Esta mascarilla contiene ácido hialurónico botánico para equilibrar la hidratación de la piel de forma duradera y rellenar las líneas y arruguitas causadas por la sequedad.

Error nº4: Olvidarse del cuello y escote al momento de aplicar la crema

A pesar de que la piel del cuello y el escote es una piel muy fina y delicada, muchas veces ignoramos esta zona. Como consecuencia de descuidar esta zona, la piel puede presentarse seca, con arruguitas y líneas prematuras. Para no olvidar de aplicar la crema en un futuro, hay que imaginarse que el cuello es una prolongación del rostro.

Error nº5: Se cambia con demasiada frecuencia el cuidado facial

¿Has encontrado la crema perfecta para tu piel? ¡Sigue fiel! Un cambio constante sobrecarga la piel y puede llevar a irritaciones.
Nuestra piel se renueva cada 28 días aproximadamente. Al hacernos mayores, el proceso de renovación se ralentiza. Durante este proceso se forman nuevas células cutáneas, que dejan la tez fresca y lisa. Las células muertas se caen de forma natural. Las células envejecidas y muertas se can de forma natural. Por ello, si queréis probar un producto nuevo, debemos esperar a que la eficacia sea visible. Sólo así se podrá valorar si se ha cumplido el efecto prometido.

Facebookinstagram